viernes, 7 de noviembre de 2014

RUIDO


Me levanto temprano para escribir. Estoy agotando mis últimos días en este suplicio de ladrillo y hormigón en el que vivo desde hace algo más de un año, pero tengo que seguir avanzando en mi libro, sea como sea. Dicen que los que madrugan reciben ayudas (no tengo muy claro de quién, no porque no me sepa el refrán...), pero no es mi caso. Admiro (o no) a los que pueden escribir puestos hasta el culo de lo que sea y, si se tercia, con música de Los ángeles del infierno de fondo, pero no es mi caso: a mí me distrae el revoloteo grácil y colorido de una mariposa. Así que solo puedo echarme a reír lacónicamente cuando nada más encender el ordenador, como si me estuvieran esperando, mis vecinos de tabique encienden la tele a toda pastilla y me meten en la biblioteca a ese presentador local que se obstina en no llevarme a su programa. Y lo siento mucho, no es falta de hospitalidad, pero no estoy dispuesto a aceptar que entre en mis oídos alguien que no quiere nada conmigo. Pero eso no es todo. A pesar del cambio horario, al día le cuesta desperezarse, abrir los ojos, echar a andar. Sin embargo mi vecina del cuarto, la que se sobresalta con mis andanzas nocturnas, padece pesadillas eróticas conmigo y va a protagonizar uno de los relatos más escarnecedores de mi nuevo libro, parece tener un agujero disimulado en el techo, como los de las alcahuetas de los burdeles peliculeros, y decide sumarse a la fiesta, aporreando con un martillo el suelo aquí y allá, como si tratara de despatarrar a base de martillazos a un ratón esquivo y huidizo que se zafa constantemente de sus acerados golpes. En fin, será cosa de resignarse y de mudarse cuanto antes. Mi mente lo agradecerá, y mis lectores (ávidos, espero, de mi nuevo libro) también.
Posdata: Como el roedor se le resiste, ha decidido sustituir el martillo por un taladro. Qué horror.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada